jueves, 23 de julio de 2015

Posets (3.375 m.). Desde Refugio de Viadós

Fecha: 24 de Junio de 2.011

Ruta:  Refugio de Viadós (1.700 m.)- Cabaña de la Basa (1.880 m.)- Pinar del Clots- Cruce Barranco Puyarueso (2.180 m.)- Inicio de la morrena del glaciar de Llardana (2.800 m.) - Cresta norte del Posets (3.240 m.)- Pico Posets (3.375 m.). El regreso por la misma ruta.

Accesos: Nos situamos en la localidad de Aínsa. Continuaremos por la carretera que con dirección Norte se dirige a la localidad de Bielsa y túnel de Bielsa. Trece kilómetros antes de llegar a Bielsa, unas claras señales nos indican el cruce que hacia nuestra derecha nos conducirá a Plan. Continuamos por la carretera sin desvíos y pasamos San Juan de Plan. Continuamos dirección Gistain y en una curva cerrada a la izquierda aparece una pista (derecha) con señalizaciones hacia Viadós. 11 kilómetros de pista que tomaremos con calma y llegamos al Refugio de Viadós. (No hay demasiado sitio para aparcar cuando está lleno. Tenerlo en cuenta pues es posible que tengamos que aparcar un poco en precario al lado de la pista).

Horarios:   00:00 h. Partimos desde el Refugio de Viadós.
                  00:10 h. Cruzamos el puente sobre el Barranco del Cinqueta de Añes cruces.
                  00:40 h. Cabaña de la Basa
                  01:20 h. Cruce del Barranco Puyarueso.
                  03:00 h. Inicio morrena del glaciar de Llardana. Parada.
                  04:00 h. Palas nevadas. Colocación de crampones.
                  06:00 h. Llegada a la cima del Posets.
                  07:30 h. Iniciamos el descenso
                  11:45 h. Llegada al Refugio de Viadós.
       Conviene observar el gran tiempo que permanecimos en la cima.

Desnivel: Acumulado 1.750 metros en ascenso y los mismos en descenso.

Dificultad: Alta por cuanto se supera un gran desnivel. El itinerario hay que tenerlo bien estudiado pues el sendero no es de los muy transitados y deberemos estar también atentos a los hitos. El día de nuestra ascensión encontramos poca nieve, pero era recomendable el uso de piolet y crampones. Los últimos metros de cresta no son difíciles, pero si algo aéreos.

Llegamos por la tarde al Refugio de Viadós y a lo largo de la tarde, mientras se suceden las charlas y cambios de impresiones previos a la cena, identificamos las montañas del entorno.  La línea amarilla señala de forma aproximada, nuestro recorrido previsto para el día siguiente.

Después de cenar contemplamos la puesta del sol que ilumina el Posets.

En el plano, y con mayor precisión la ruta al Posets. La Ascensión al Posets desde Viadós, no es la más habitual. Lo normal es ascenderlo desde Eriste y Refugio Angel Orús por la Canal Fonda.

El coqueto refugio de Viadós. Un kilómetro antes, la pista de acceso pasa junto a un cámping que también puede ser una solución de alojamiento. La noche en la que dormimos en el refugio, estaba completo. A pesar de ello sólo nuestro grupo subió al Posets.

Señalizaciones junto al Refugio

Madrugamos, aunque salimos ya de día. Estamos en los días con más horas de luz del año. En sendero comienza pasando entre las bordas de Viadós.

En unos minutos descendemos para cruzar el río Cinqueta de Añes Cruces. Antes de iniciar este pequeño descenso habremos dejado a nuestra izquierda el camino al Puerto de Gistain GR11. (ver mapa).

Allí dejamos a la derecha el sendero hacia el Collado de Eriste. Nosotros continuamos Cinqueta arriba por la ribera izquierda orográfica. Una trocha nos conduce hasta la cabaña de la Basa.

A partir de la Cabaña, sólo hallaremos sendero con hitos. Nos introducimos en el pinar de Clots.

Que finaliza pronto en unos bonitos prados. El sendero gira dirección Este por un tramo suave en busca del paso del Barranco Puyarueso.

Lo encontramos bastante bravío y nos costó un rato conseguir saltarlo.

 De hecho a la vuelta perdimos un bastón que hubo que ir a recoger aguas abajo

La senda es ahora más clara. El terreno se empina fuertemente. Muy abajo las Bordas de Viadós donde se encuentra el Refugio.

Tenemos a nuestra derecha las paredes que caen del Pico de las Espadas.

La altura nos permite identificar algunas de las montañas más conocidas.


Así cuando llevamos unas tres horas entramos en la morrena del glaciar de Llardana, bajo el Pico de las Espadas.



Cuando hemos superado la mayor parte de la morrena, llegamos a un nevero que nos obligará a ponernos los crampones.

Mientras, a nuestra derecha, el exiguo glaciar de Llardana.

Iniciamos el nevero. Estamos a unos 3.000 metros.



El nevero nos dejará en el aéreo cresterío que ahora recorreremos en dirección Sur  en busca de nuestra cima.

A la que llegamos tras seis horas de suave caminar. Nos lo hemos tomado con calma, aunque llegamos cansados, pues la subida no da casi descansillo alguno. Javier, Lydia, José Manuel, Marcelino y detrás quien aquí escribe. La foto la sacó Juan.

Aquí aparece Juan a la izquierda.

El Rey Aneto con zoom.

La vuelta al horizonte identificando cimas. La mañana está extraordinariamente calmada, por lo que alargamos nuestra estancia en la cima.

Las Maladetas con el Aneto.

El macizo del Perdiguero.


Reponiendo fuerzas.

Tras casi una hora y media en la cima iniciamos el descenso por la misma cresta que habíamos seguido en el último tramo de subida. Al fondo el Poste geodésico del Posets.




Superado el nevero llegamos a la morrena de subida.

Y siguiendo nuestros propios pasos a los prados previos al Pinar del Clots.

Tras cuatro horas y media de descenso, con algunas paradas, llegamos bastante cansados al refugio. Diez días más tarde iniciaríamos viaje hacia Chamonix donde en otro día, también con tiempo extraordinario, pudimos alcanzar la cima del Mont Blanc.

Dura y exigente ascensión que una vez finalizada deja una gran satisfacción y el regusto de haber ascendido una Gran Montaña .

No hay comentarios:

Publicar un comentario