lunes, 9 de diciembre de 2019

Panorámica 252: Ibón de Estanés

El Ibón de Estanés es otro destino clásico para el invierno. De sencillo acceso y seguro, es ideal para las raquetas de nieve.
La panorámica es del pasado 3 de Diciembre. Mucha nieve y bello día.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Pico Erata (2.005 m.). Desde Espierre

Fecha:  25 de Noviembre de 2.019

Ruta:  Espierre (1.230 m.)- Ermita de San Chuán (1.440 m.)- Poste de inicio del descenso a Yésero (1.630 m.)- Cima del Pico Erata (2.005 m.). El regreso por la misma ruta.

Accesos:  Desde Biescas tomar dirección al Puerto de Cotefablo, a unos tres km. está la localidad de Gavín, a su entrada un cruce señalizado nos marca a la derecha a Barbenuta y Espierre. Tomamos esa carretera que pasa junto al campin de Gavín y sólo queda seguirla durante unos 7 km. hasta el pueblo de Espierre. Carretera estrecha pero asfaltada. Aparcaremos a la entrada del pueblo.

Horarios:  00:00 h. Partimos desde Espierre, junto a su pequeña iglesia.
                 00:35 h. Ermita de San Chuán.
                 01:00 h. Cruce de caminos con poste señalizador.
                 01:15 h. Final de la pista.
                 02:30 h. Cima del Pico Erata y parada.
                 02:45 h. Inicio del descenso.
                 03:45 h. Llegada a la pista.
                 04:45 h. Llegada a Espierre y final de ruta.

Desniveles:  Acumulados 780 metros en ascenso y los mismos en descenso para una distancia total de 13,4 km.

Dificultad:  Fácil recorrido para raquetas en invierno.

Cima del Erata en otra ocasión con mejor visibilidad. Al fondo las Tres Sorores.

Mapa con la ruta. En anaranjado el tramo de pista desde Espierre, en rojo sendero que hoy tapado por la nieve no era visible.


Partimos desde Espierre junto a su sencilla iglesia románica.




La carretera que nos ha traído hasta aquí termina pocos metros más adelante pasando a pista de tierra.

Y 200 metros más adelante presenta un cruce. Tomamos la traza hacia una cancela de ganado.

Esta pista es la parte más aburrida de la ruta. La seguiremos durante una hora. Si queremos podremos reflexionar sobre el abandono de los pueblos del Pirineo y de sus usos y costumbres. Mallata hundida.

Muros centenarios que se vienen abajo.

A tramos la vegetación acompaña, aunque las nubes que he visto de inicio parece que van a cerrar la visión y la montaña. La meteo daba despejado, espero que según avance la mañana aclare.

Una explotación moderna en contraposición a lo visto anteriormente. Seguimos por la pista.

Antes de alcanzar la Ermita de San Chuán, la nieve aparece en la pista.

La Ermita de San Chuán. Fachada al Sur.

La fachada de Norte mantiene la nieve en el tejado.

A esta altura entramos en la niebla, aunque por momentos aligera.

Tras casi una hora de pista llegamos a un cruce. Tomaremos a la izquierda. Sin nieve es la continuación natural de la pista que vamos siguiendo.

Dirección Yésero.

Las nieblas van quedando abajo, pero en otros momentos irán moviéndose arriba y abajo.

Parecerá que la pista en su parte final nos aleja de nuestro objetivo, pero es la opción más adecuada.

Macizo de Telera asomando sobre las nubes.

Tras tres lazadas la pista termina. A nuestra derecha podremos observar un poste de señalización. Lo he visto por conocer bien esta ruta. El poste marca el inicio del descenso hacia la localidad de Yésero.

Sigo las huellas de raquetas que sin dirigirse al poste derivan hacia la derecha. No es mala opción. La ruta estival nos llevaría al poste y desde él tomaríamos el sendero que sube desde Yésero (flecha roja).

Foto del poste en otra ascensión anterior.

Me pongo las raquetas pues la nieve y la huella no son demasiado firmes.

Continúo por la huella, que no es cosa de desaprovechar lo que otros han trabajado.

Pero sorpresa. Las huellas se detienen de pronto. Por lo que se ve retrocedieron dejando el terreno virgen. Toca pues seguir abriendo ruta. Voy ascendiendo hacia el Norte buscando la divisoria con el Valle de Yésero, pues por allí va la ruta de verano.

A ratos la niebla sube y difumina el terreno.

Pero finalmente queda abajo permitiendo ascender por laderas de media o baja pendiente. Ideales para las raquetas.

La divisoria entre el Valle de Yésero (Norte) y el de Espierre (Sur), es un lomo de cómodo tránsito, aunque con nieve depende del estado de ella para que este tránsito sea más o menos cómodo. A la derecha ya vemos el Pico Erata. No nos engañemos, todavía queda trabajo.

Pano hacia nuestra derecha (Sur). En amarillo mi huella solitaria.

Y a la izquierda (Norte), el Valle de Yésero bajo las nubes. Es el valle que da acceso al túnel de Cotefablo desde Biescas.

Por el lomo veremos algunos postes. Ascendemos esta cota con pinos, que da paso a otra. Me agrada no ver huellas. HACER CAMINO.

Por nuestra izquierda las nieblas bajo la Peña de Otal.

Por la derecha también nieblas pero sin referencias.

Tras superar la cota de los pinos indicada anteriormente, ya vemos el final de la ascensión. En verano, encontraremos huellas de ganado que nos permiten abordar directos a la cima del Erata por la media ladera, pero con raquetas, esas medias laderas son muy incómodas y decido ascender a la cota Norte del Erata.

Vista atrás hacia Telera.

Mi huella.

Parte final de la ascensión. Tramo de poca pendiente.

Mirada hacia el Este del Pico Erata. A la derecha las franjas horizontales de las paredes de Ordesa.

Hito del Pico Erata (2.005 m.).  Parece un islote asomando sobre las nubes.

El buzón.

Pano hacia el Este. Un poco de neblina ha llegado. Será testimonial.

Pronto aclara. Foto hacia Ordesa.






Ordesa.


Pronto inicio el descenso tras un tiempo en cima con viento frío.

Retomo mi huella de ascenso en descenso. En la mañana no ha terminado de despejar del todo.

Pico Oturia hacia el Sur.

Últimos metros para retomar la pista.

Con momentos de niebla.

En el tramo de pista limpio de nieve.

Ermita de San Chuán.


A unos 500 metros de Espierre, veo una señal y me acerco a unas ruinas que corresponden a otra ermita.


Curioso lugar.

Ya en Espierre, una foto hacia el Erata. Termino esta ruta que con buen tiempo resulta agradable y no demasiado dura.

Vuelvo por la carretera dirección a Biescas y paro en un punto conocido de la misma para observar la Cascada de Orós Bajo. Una gran desconocida. Está publicada en el blog. No dejéis de visitarla.

Desde Orós Bajo son 20 minutos.