miércoles, 16 de mayo de 2018

Panorámica 198: Desde Chipeta Alto en la Selva de Oza.


Chipeta Alto, siempre desafiante cuando lo observamos desde la zona de la Selva de Oza en el Valle de Hecho, desde la otra vertiente, la de Zuriza del Valle de Ansó, muestra unas laderas más amables de andar.
En cualquier caso, lo ascendamos desde uno u otro valle, su cima ofrece unas espectaculares vistas
tanto de la zona Acher-Bisaurín como de la cercana de Alano-Peña Forca.

La panorámica, con un poco de zoom, la saqué el pasado 9 de Mayo.

viernes, 11 de mayo de 2018

Ruta circular al Real del Mascún. Sierra de Guara

Fecha: 23 de Marzo de 2.018

Accesos: Desde Huesca tomar la carretera hacia Barbastro y la dejamos pasados unos 15 km. tomando una salida indicada hacia Abiego y Alquezar. Carretera con curvas. Atravesamos Abiego y tomamos de inmediato cruce hacia Bierge y a la salida de éste último nuevo cruce y ahora tomamos hacia Rodellar. La carretera termina en Rodellar. Aparcamos a la entrada del pueblo en aparcamiento obligatorio en algunas épocas del año. Hoy he podido aparcar a la misma entrada del pueblo.

Ruta: Rodellar- Cheto- Barranco de la Virgen- Barranco de la Glera- Corrales de Letosa- Saltador de las Lañas- Sendero de las Singlas- Barranco Raisén- Faja del Mascún- Otín- Camino de la Costera- Fuentes del Mascún- Rodellar.

Horarios:    00:00 h. Salimos de Rodellar.
                   00:15 h. Cheto.
                   00:30 h. Inicio del Barranco de la Virgen.
                   01:45 h. Barranco de la Glera.
                   02:50 h. Corrales de Letosa.
                   03:20 h. Saltador de las Lañas. Vadeo y parada breve.
                   04:00 h. Barranco Raisén.
                   04:40 h. Otín.
                   05:50 h. Fondo del Barranco del Mascún.
                   06:45 h. Llegada a Rodellar y fin de ruta.
En el horario están incluidas paradas y acercamiento a observatorios, así como una corta parada para comer.

Desniveles:  El recorrido es un continuo sube y baja, de hecho hasta en el último momento de llegada a Rodellar tendremos un tramo en ascenso. Mi GPS me marcó 1.450 metros de desnivel positivo, pero en esta zona de cortados y murallones, el GPS se despistó en varios momentos.
Me inclino por los 1.150 metros en ascenso y los mismos en descenso que figuran en algunas reseñas.

Dificultad: Media, en especial por las distancia a recorrer y su duración: 22,20 kilómetros.


Con un día soleado y algo fresco, de inicio, comienzo la ruta que será larga, pero también espero que espectacular. Aparco a la entrada del pueblo de Rodellar. En verano, hay aparcamientos habilitados pues el pueblo se llena de escaladores. La ruta tiene un primer punto de referencia que es el pueblo (despoblado) de Cheto. Para ello entramos en Rodellar. Aunque en el círculo blanco de la derecha aparece la señalización a Cheto, continúo calle arriba.

Este mapa señala aproximadamente la ruta, línea roja. El recorrido lo realizo en el sentido contrario a las agujas del reloj, aunque en sentido inverso también es, lógicamente, posible.

La calle principal llega en pocos metros a unos señalizadores. Allí tomamos a nuestra derecha.

Descendemos unos 100 metros hasta un barranquillo que da acceso al llamado Barrio de la Honguera. Aquí no encontramos poste señalizador, pero si unos hitos pequeños (círculos blancos).  Nos dirigimos a ellos. De hecho yo me pasé este punto y tuve que retroceder, perdí unos minutos.

Unos metros más adeante aparece un poste con la señalización a Cheto. Creo que hubiera estado mejor colocado más abajo.

El camino a Cheto es el tradicional en siglos pasados para enlace entre pueblos. Enlosado de suelo y unos trabajados muros de piedra laterales. Lo encontraremos también cerca de Otín.

En unos 15 minutos llegamos a este despoblado en el que alguna casa parece estar algo arreglada.

Cruzamos el pequeño caserío y a la salida, por el lado opuesto, encontramos otro poste señalizador. Tomamos el desvío a la izquierda en ligero descenso.

La señal nos indica hacia la ermita de la Virgen del Castillo, aunque la mejor referencia de esta primera parte es hacia el Pozo de Nieve de Bagüeste.

Desde Cheto descendemos unos metros para recuperarlos tras cruzar un barranquillo. Alcanzamos nuevo poste. Aquí tomamos dirección Paniebla. Es la lógica según vamos avanzando.

Sendero pedregoso con monte bajo. Encontramos unas estacas de madera que nos guían hacia la Ermita de la Virgen del Castillo, ruta común a la nuestra en este primer tramo.

Después de unos 15 minutos desde el poste anterior, llegamos a otro que nos separa definitivamente de la ruta a la Ermita de la Virgen del Castillo que queda a la izquierda.  Seguiremos el panel "rancio" de madera (Pozo de nieve de Bagüeste) que por buen sendero nos introduce en el llamado Barranco de la Virgen.

En una mirada atrás, observamos el Cabezo de Guara con nieve, pero el Barranco de Mascún todavía no se nos presenta visible.

Este tramo del Barranco de la Virgen se realiza por buen sendero, pero es un tramo de ascenso continuo que nos llevará a alcanzar la cota de 1.150 metros. Se trata del tramo más duro de la jornada.


Salimos del Barranco encaramados a una altura considerable y nos quedamos impresionados por las formaciones rocosas del Mascún.


Nos estamos moviendo por la ladera Este del Barranco y en flechas señalo el retorno por la ladera Oeste. Pero para llegar allí todavía nos queda mucha tela.

El sendero de esta ladera Este no está demasiado asomado a los cortados, pero con paciencia y si nos fijamos en pequeñas sendas auxiliares, nos acercaremos a diversos observatorios que nos permitirán disfrutar del paisaje. Incluso del Monte Perdido nevado.

Algunas formaciones rocosas tienen sus nombres propios. Enfrente La Catedral y delante de ella la Cuca de Bellostas. Hay a lo largo del barranco numerosas Cucas o agujas con forma fálica a las que han dado ese nombre de Cucas.

También el Elefante, el Beso, etc.


Un poco más atrás distinguimos el Barranco de Andrebot que forma parte de otra ruta.

Pero vayamos a la nuestra. El tramo que estamos siguiendo es, quizás, el menos espectacular, aunque los observatorios que vamos buscando nos permiten una buena vista del barranco. Tras casi dos horas de recorrido llegamos al barranco de la Glera. Unico barranco con cantalera o glera. Inconfundible.

Aquí nos olvidamos de la señal al Pozo Nieve Bagüeste y tomamos dirección Letosa.

Descendemos por la glera unos 100 metros para llegar a otro poste. Con señal Letosa.

El sendero nos introduce ahora en una zona de bojes bastante interesante e iniciamos otro ascenso, aunque más corto.

Nuevamente aprovecho algunas senditas para acercarme a diversos puntos de observación. La ruta completa me salió en 7 horas, aunque creo que al menos media hora la empleé en buscar estos pequeños observatorios.


En un momento dado localizo el pueblo de Otín por donde pasaré de regreso. Con flechas diversos puntos de paso.

El Cabezo de Guara, que no es la cima más elevada de Guara, pero que desde esta ladera se hace omnipresente.

Montañas de Ordesa en la lejanía.

El sendero nos lleva por numerosas subidas y bajadas algo rompepiernas. Lo mismo nos ocurrirá cuando pasemos por la ladera opuesta. Nuevo poste. Seguimos dirección Letosa.

Alcanzamos los llamados corrales de Letosa. Ruinas de lo que fueron construcciones de apoyo agrícolas o ganaderas. A la salida de los corrales encontraremos otro bonito punto de observación. Llevamos casi tres horas de marcha.


Enfrente la faja que nos llevará a Otín.

En el centro el Barranco Raisén. A su derecha el sendero de las Xinglas  que lleva al Saltador de las Lañas y a la izquierda el arranque de la faja que lleva a Otín. Por esos puntos pasaré dentro de una hora. Se aprecia lo espectacular del recorrido por la ladera opuesta.

Último posta señalizador de esta ladera Este. Ahora dejamos a un lado Letosa para dirigirnos al Saltador de las Lañas que nos permitirá atravesar el Barranco de Mascún y encaramarnos en la ladera opuesta.

El descenso hasta el Saltador es vertiginoso y espectacular. Una bonita serie de cascadas en el fondo del barranco y una faja que nos lleva hacia abajo. El Saltador se encuentra donde se pierde el barranco aguas arriba.

En el círculo la situación del Saltador y a su inquierda las flechas del sendero de las Xinglas.

Faja de descenso bajo enormes paredes de roca.

En la faja.

Llegada al Saltador de las Lañas con su bonita cascada hoy bien suministrada de agua. He visto fotos en las que no baja agua y el vadeo se hace sin problemas.


Pero en previsión para hoy  he traído unos escarpines que me vienen de perlas pues aunque no hay apenas corriente, el agua me llegó hasta media pantorrilla.

Situado ya en la ladera opuesta, inicio el sendero de las Xinglas. No conozco el motivo de que al lugar le llamen el Saltador de las Lañas ni el de que el sendero sea de las Xinglas.

Atrás va quedando el Saltador.

Y bajo la pared de enfrente nuestro descenso hasta el mismo.

Barranco del Mascún muy cerrado en esta zona alta.

Este sendero de las Xinglas es el tramo más delicado de la ruta y nos lo tomaremos con calma procurando no perder los hitos y señales,  pues fuera de la traza, la embarcada es segura.

Curiosos habitantes en un mundo de piedra.

Nuestro sendero nos llevará en unos 40 minutos desde el Saltador hasta la zona alta del Barranco Raisén que vemos en la foto. A la izquierda las flechas señalan la faja a Otín.

Cascada del Barranco Raisén.

Terminando el sendero de las Xinglas.

Zona alta del Barranco Raisén. Aquí se cruza al otro lado sin alcanzar los chopos. Encuentro dos personas. Las únicas en todo el recorrido.


E inicio la faja que me lleva a Otín. Ésta más ancha que el incómodo sendero de las Xinglas.

Panorámica de la zona del Mascún Superior.

Y en el fondo una zona que se denomina Los Oscuros de Otín.

Permanentemente podremos disfrutar de enormes y curiosas formaciones.

Lo espectacular de los tramos anteriores, hace que la salida de la faja y el encuentro con el pueblo de Otín pueda resultar algo decepcionante. Pero hemos de verlo de otra forma, pues sin los habitantes de estos pueblos hoy abandonados, no existirían los senderos que estamos recorriendo.

La llegada a Otín se hace por una pista muy deteriorada. Poste que señala por donde hemos venido: Faja del Mascún.

Atravesamos el pueblo muy destrozado por el total abandodo.

Al otro lado buscaremos este poste multidirecciones. En este punto enlazo con la ruta que realice con el club Mayencos en Febrero y que nos llevó por el Dolmen de Losa Mora, por lo que el recorrido a partir de aquí se me hace conocido. Tomamos dirección Mascún-Rodellar, hacia la izquierda.

Un sendero muy bonito nos lleva al barrio alto de Otín.

Donde se encuentra la iglesia.

Desde allí el sendero discurre durante unos veinte minutos con diversos sube y baja por zona despejada y algo alejada del barranco.

Pasaremos junto a dos enormes robles. La foto desmerece sus proporciones. En nuestro recorrido de febrero tres personas eran necesarias para abarcar con los brazos los troncos.

Pronto el sendero va tomando rumbo descendente y me encuentro con un numeroso grupo de cabras.

Iniciamos aquí el camino de la Costera que nos llevará con rapidez al fondo del Barranco.

No sin antes ofrecernos nuevas perspectivas del mismo.




He parado a almorzar algo en el mismo  lugar de febrero. Después la senda inicia un decidido descenso con numerosas lazadas.

Pasando junto a formaciones enormes.

Atrás la Catedral y a su derecha la Cuca de Bellostas.

Para alcanzar el fondo del barranco. Llevo seis horas de marcha.

A partir de aquí nos moveremos saltando el río unas doce veces. En febrero superamos los vadeos sin problemas utilizando las piedras colocadas con habilidad, pero hoy me tuve que buscar la vida para franquear esos mismos vados.

No me apetecía poner los escarpines pues el tramo de sucesivos vadeos es largo y esos zapatos no son lo mejor para andar entre piedras un largo tramo. Las botas se portaron bien, además queda poco para finalizar la ruta.

No obstante la prueba se fue superando. En la foto marco con flecha el llamado delfín del Mascún. Ventana con forma de delfín.

Chino-chano vamos superando los vados hasta alcanzar una surgencia de agua bastante potente, es la Fuente del Mascún. Nueva aportación al río que a partir de aquí se torna más caudaloso. Nos movemos con paredones a ambos lados.

Panel con mención a la Fuente del Mascún o Surgencia del Mascún.

Tras esos 12 vadeos, en una zona de pradera, aparece este poste que nos invita a salir del fondo del barranco buscando Rodellar. Ya hay ganas de terminar, pero nos queda la última sorpresa.

Que se trata de una nueva rampa arriba por claro sendero pero que puede dar la puntilla al más pringao. En especial si nos movemos en día caluroso.

Son 15 minutos de ascenso que finalizan dándonos vista a Rodellar.

Donde llegamos por el Barrio de la Honguera.

Y cruzar el barranquillo que ha sido inicio de nuestra ruta y cerrando así la circular. En amarillo la ida y en rojo la vuelta.

Y por las calles alcanzar el aparcamiento.
Se finaliza así una ruta algo exigente en esfuerzo, pero que nos permitirá disfrutar de un entorno único. No recorrerla con prisa aunque tardemos más tiempo.
Recomendable para primavera y otoño, excusar el verano que puede hacer de este barranco un horno.