domingo, 15 de octubre de 2017

Ordesa por sus fajas de Pelay, Canarellos y Racón

Fecha; 7 de Octubre de 2.017

Ruta: Aparcamiento de la Pradera de Ordesa (1.300 m.)- Senda de los Cazadores-  Mirador de Calcilarruego (1.900 m.)- Faja de Pelay- Circo de Soaso (1.780 m.). Gradas de Soaso- Faja de Canarellos- Puente sobre el Barranco de Cotatuero (1.730 m.)- Faja Racón- Circo de Carriata- Casa Oliván-Pradera.

Accesos: Los habituales para acceder al Parque Nacional de Ordesa desde Torla. Este fin de semana no había restricciones al acceso con vehículos privados, pero en el puente del Pilar, se cerraba el acceso privado y habría que acceder con el bus del parque. En verano el acceso es siempre con los autobuses del parque. El sistema es bastante ágil y apenas da problemas.

Horarios:  Se trata de una excursión algo larga, pero que ofrece escapatorias que comentaré en la reseña.
                    00:00 h. Salimos del aparcamiento de la Pradera.
                    00:10 h. Iniciamos la Senda de los Cazadores.
                    01:20 h. Mirados de Calcilarruego. Parada obligatoria. Gran panorama.
                    01:35 h. Reiniciamos la marcha ya por la Faja de Pelay.
                    03:40 h. Llegamos a la zona de la Cascada de la Cola de Caballo. Parada.
                    03:55 h. Iniciamos el descenso hacia las Gradas de Soaso.
                    04:50 h. Desvío hacia la Faja Canarellos.
                    06:20 h. Puente sobre río del Barranco de Cotatuero. Nos elevamos hacia la Faja Racón.
                    08:00 h. Fin de la Faja Racón. Descenso hacia la Pradera.
                    08:50 h. Llegada al Aparcamiento y final de ruta.

Desniveles: Acumulados 1.250 metros en ascenso y los mismos en descenso para una ruta de 26 Km.

Dificultad:  Media. Más por su longitud y desnivel acumulado que por presentar puntos difíciles.


Fotografía del día con Monte Perdido desde la Faja de Pelay.

Ruta en amarillo. Se recorre el Cañón de Ordesa por sus dos laderas. El círculo blanco marca la Pradera (punto de inicio y final), en naranja la Cascada de la Cola de Caballo, en azul el Mirador de Calcilarruego y en negro el Puente sobre el Barranco de Cotatuero. La ruta ofrece vías de escape si se quiere acortar. Las mencionaré en su momento.

Partimos del conocido aparcamiento de la Pradera de Ordesa. Pocos coches a esta hora.

Al final del aparcamiento tomamos el sendero adaptado.

Y atravesamos el puente sobre el río Arazas. El otoño ya está en la montaña.

Al otro lado del puente la señalización nos marca ya el desvío hacia la Faja de Pelay por la Senda de los Cazadores. La cinta rojo-blanco, señala el corte del camino adaptado para minusválidos por motivo de obras de reparación.

El hayedo con muchas hojas en el suelo.

De inmediato el sendero comienza a tomar una fuerte pendiente que con escasos descansillos nos llevará hasta Calcilarruego.


El sol, algo perezoso, comienza a iluminar la otra ladera del valle.

Seguiremos con paciencia nuestro camino.


Sabemos que es la subida más dura de la jornada.

Tras algo más de una hora de ascensión llegamos a un desvío. Seguimos la clara señalización hacia la Faja de Pelay. El otro camino se dirige hacia Punta Acuta por un vertiginoso trazado.

Una corta canal de piedras nos dará pronto paso al Mirador.

Llegada al Mirador de Calcilarruego.

Balcón privilegiado sobre el Valle y vistas hacia el Circo de Cotatuero. Podremos distinguir parte del recorrido por las Fajas Canarellos y Racón que acometeremos a lo largo de la tarde.

Foto con la pancarta del Club Pirineista Mayencos de Jaca.

Junto al mirador un pequeño refugio de madera. A lo largo del Valle existen varios de éstos.

Dejamos el Mirador y por claro sendero que parte junto a la caseta, iniciamos el recorrido de la Faja de Pelay.

En el círculo la ubicación del Mirador de Calcilarruego.

El primer tramo de la faja, presenta el sendero próximo a los cortados, aunque en contados casos tendremos la sensación de peligro. Si vamos con peques, mejor de la mano.

Colores otoñales desde la Faja.

En nuestro recorrido iremos viendo aparecer escenarios conocidos.

El Valle se intuye largo.

Y profundo.

Pronto el sendero parece que se aleja algo de las zonas más acantiladas y discurre por zonas de árboles y bosquecillos. Nueva caseta-refugio junto al sendero.

Momentos especiales en el recorrido.

El grupo siguiendo el sendero. Las sombras de la mañana en esta faja, son frías y algunos se abrigan.

Foto a las murallas de La Fraucata. Allí nuestra Faja Racón, para la tarde, Mucho más arriba la especial Faja de las Flores.

En cuanto llegamos a una zona soleada, hacemos una parada para cargar con un poco de calor los cuerpos.

Nos ponemos de nuevo en marcha para volver a entrar en la fría sombra. El final se intuye todavía lejos. Indicar que esta Faja de Pelay es bastante larga. Desde el Mirador de Calcilarruego hasta la Cola de Caballo tendremos dos horas de caminar con pequeños tramos de sube y baja pero predominando el descenso.

Todavía no vemos el Circo de Soaso.

Y entramos en zonas de bosquecillos coloreados de otoño.

El Valle va girando imperceptiblemente hacia el Norte. Poco a poco irán apareciendo ante nuestra vista: primero el Punta de las Olas, después el Añisclo para terminar con el conjunto de Las Tres Sorores.

En un concreto momento podremos divisar desde el aire la zona de las Gradas de Soaso por donde transitaremos en unas horas. Foto con zoom.

Una mirada hacia atrás. Siempre espectacular Ordesa.

Terminada propiamente la Faja de Pelay, el sendero nos lleva en descenso cómodo hacia el fondo del Circo de Soaso. Magnífico escenario. Ya divisamos la Cascada de la Cola de Caballo.


Muy poca agua para un Otoño de sequía.

Alguno pide una nueva foto. Aunque es un punto muy conocido por todos los del grupo, se trata del más alejado del origen de ruta en toda la jornada.

Hemos hecho una parada con breve avituallamiento. Dejamos el poste indicador de rutas

Para cruzar el escuálido reguero que viene de la Cola de Caballo. Unos metros aguas arriba existe, casi al pie de la cascada, un cómodo puente para días de mayor caudal. Hoy esa zona estaba atestada de visitantes.

Iniciamos ahora un descenso por el cómodo y ancho sendero que como vía principal comunica la Pradera con el Circo de Soaso.

Nos cruzamos con mucha gente que se dirige a ver la mínima cascada de Cola de Caballo. En el mes de Mayo, con el deshielo,  quedaremos abrumados por su gran caudal así como el de las cascadas existentes aguas abajo.

Continuamos por la vía principal hasta llegar al bonito lugar de las Gradas de Soaso, sucesión de pequeñas cascadas que conviene visitar con calma pues encontraremos bonitos puntos para la fotografía.




Dejamos atrás las Gradas y nos dirigimos por terreno poco pendiente hacia el llamado Bosque de las Hayas.


La vegetación junto al río se presenta simplemente bella.

Y el bosque luminoso y amarillo. Es normal que en estas fechas de la otoñada acudan muchos visitantes al valle para contemplar los colores de la estación. El próximo fin de semana (Puente del Pilar), el Cañón de Ordesa estará al máximo permitido de visitantes. Estoy escribiendo en esas fechas y Ordesa ha recibido el máximo de visitantes autorizados, además no era posible el acceso al aparcamiento de la Pradera en vehículo particular sino que era preciso coger los autobuses del Parque.

En pleno Bosque de las Hayas llegamos a la señalización de la salida hacia la Faja Canarellos. Sendero con la flecha en negro y poste en blanco. Este es uno de los puntos de escape que anuncié al comienzo. Simplemente sería continuar por el camino principal y en algo más de una hora nos situaríamos en el aparcamiento.

Nosotros continuamos hacia la Faja Canarellos. Toca un tramo de unos 150 metros en ascenso hasta situarnos a la altura de la Faja.

Faja que recorremos por sendero menos ancho y pisado que el de la de Pelay, pero igualmente claro.

En nuestro sentido de marcha, la primera parte de la faja transcurre con abundante vegetación que apenas nos permite ver el valle, aunque nos ofrece algunos pasos curiosos bajo la roca.


En una ventana, divisamos abajo el aparcamiento que está lleno de vehículos.

La segunda parte de la Faja, según vamos entrando en el Circo de Cotatuero,  se despeja de vegetación y se hace más espectacular a la vista.


Estamos transitando bajo los enormes farallones del Gallinero.

Y enfrente, al otro lado del Circo de Cotatuero, lo que será nuestra siguiente Faja, la de Racón.

Nuestro sendero, entra en un claro descenso,

Que nos lleva hasta el Puente sobre el Barranco de Cotatuero, hoy con poca agua.

Al otro lado, nuevo panel de señalización. Este es el segundo punto de escape. Si tomamos el sendero que en descenso lleva al aparcamiento de la Pradera, llegaremos a ésta en 45 minutos. Pero nosotros seguimos hacia la tercera Faja del día, la de Racón.

Nuevamente el sendero debe tomar altura y encontraremos otro desvío. Dejaremos el de la derecha que conduce a las famosas clavijas de Cotatuero y seguimos ascendiendo para tomar el inicio de la Faja Racón.


Faja con tramos muy bonitos al principio.



Y que pasa por una enorme cárcava donde haremos un pequeño descanso. La ladera está plenamente soleada y el día es caluroso.

El sendero de esta faja transcurre prácticamente por la base de las paredes verticales de la Fraucata.


Esta Faja es algo más corta que las anteriores y según va finalizando, se adentra en otro circo del Parque Nacional, el Circo de Carriata.  Allí veremos el conocido Tozal del Mallo.

Circo de Carriata. Por él discurre el itinerario habitual para acceder a la Faja de las Flores ( Ruta ya publicada en este blog).

Un tramo en descenso nos lleva a un nuevo poste indicador. Nosotros ya vamos de vuelta, así que tomamos dirección a la Pradera.

Serán casi 600 metros de desnivel en descenso que con el tute que llevamos en las piernas se hará pesado.

Circo de Carriata.

Atravesamos, hoy, una zona de troncos arrasados por algún alud y que se habían cruzado sobre el camino. Se puede apreciar el trabajo de los forestales para limpiar la senda.

Una nueva caseta nos dará entrada al bosque, que recibimos con alivio por la sombra que nos protege de un sol algo pesado a estas horas.

Se trata de seguir el claro sendero que termina sobre la carretera de acceso al aparcamiento de Ordesa, en la zona de la Casa de Oliván o de Forestales. Disculpas por la foto movida.

Junto a la carretera el claro panel para tomar el sendero.

700 metros de carretera para llegar de nuevo al aparcamiento que encontramos atestado de vehículos.
Terminamos así esta larga ruta en la que hemos ido acumulando metros de desnivel como consecuencia de los numerosos sube y baja del recorrido. El día fue espléndido, aunque la vegetación no lució tan espectacular como en años climatológicamente más lluviosos (más normales).
La ruta, como he comentado, ofrece escapatorias para casos de cansancio u otras incidencias.