miércoles, 15 de julio de 2015

Pico Llena de la Garganta (2.597 m.)

Fecha: 5 de Julio de 2.015

Ruta: Aparcamiento del Rigüelo (1.460 m.)- Abrevadero (1.850 m.)- Embudo (1.950 m.)- Base de la pared de la Llena de la Garganta (2.450 m.)- Cima Llena de la Garganta (2.597 m.)- Chimenea de descenso (2.450 m.)- Collado Wallon (2.329 m.)-  Abrevadero (1.850 m.)- Aparcamiento (1.460 m.).

Accesos: Debemos llegar a la bonita localidad de Aísa. Para ello desde Jaca tomaremos la carretera que con dirección Aísa sale del final del Paseo de la Constitución. 24 km. para llegar a Aísa. Desde allí seguimos la carretera asfaltada que con dirección Norte nos lleva a la cabecera del Valle. Donde termina esta carretera está el aparcamiento. Aparcar al costado de la pista.

Horarios:   00:00 h. Salimos desde el Aparcamiento de Rigüelo
                  00:50 h. Abrevadero
                  01:00 h. Embudo
                  01:30 h. Entramos en la zona kárstica.
                  02:25 h. Llegamos a la base de la pared Sur del Llena de la Garganta
                  02:50 h. Cima de Llena de la Garganta. Parada y almuerzo.
                  03:15 h. Iniciamos el descenso.
                  03:30 h. Chimenea de descenso.
                  03:50 h. Collado Wallon
                  04:40 h. Abrevadero (cerramos el bucle)
                  05:20 h. Llegada al aparcamiento

Desnivel: Acumulado 1.200 metros en ascenso y los mismos en descenso.

Dificultad: Media. Ascensión sin especiales dificultades. Habrá que utilizar las manos en la salida de la pared Sur del Pico y en la chimenea de descenso. La única dificultad es situar adecuadamente el paso de ascenso a la zona alta tras alcanzar la base de la muralla (evidente) y localizar la chimenea de descenso (hitos).

Nunca me cansaré de recomendar este bonito valle pirenaico. Cerrado por el norte por una muralla de más de ocho picos por encima de los 2.400 metros de altitud, la fama se la lleva el más elevado: El Aspe. A su lado y formando como una "trilogía" (así lo llaman algunos) la Llena de la Garganta, y la Lllena del Bozo.

De los tres, el Aspe se lleva lógicamente la mayoría de las ascensiones y la Llena de la Garganta, queda como la menos transitada. Impone y sin tener grandes dificultades, desanima a muchos.

Hoy tocaba una casi circular a la Llana de la Garganta. Con previsiones de calor, madrugamos y aparcamos en Rigüelo con pocos coches en el aparcamiento.

Unos primeros metros de pista, ya nos dejan ver el objetivo del día.

Llanos de Napazal a escasos 10 minutos de iniciar la ruta. Zona ganadera y recomendable para acudir con la familia (niños). Cruzamos el pequeño riachuelo que en primavera, con el deshielo, baja bravo y complica su paso.

La ruta es la misma que la de ascensión al Aspe, por lo que está bastante bien pisada.

A los 30 minutos un panel nos da alguna información. También información errónea. La GR 11 al Bozo no transita por aquí sino un poco más arriba (10 minutos). Algún buen samaritano ha tachado en el cartel la flecha y marcado una flecha hacia el Norte.

  Pero continuamos por nuestra buena senda hasta el abrevadero (50 minutos) (seco). Desde él la senda nos lleva al embudo, punto clave que nos colocará en la zona alta del macizo.

Sin problemas en el embudo.

Una pendiente cantalera nos permite ganar altura. El sendero está bien pisado y no nos dará problemas.

Una mirada hacia el Valle de Aísa con la ruta seguida hasta el momento.

Sobre los 2.100 metros, un portillo, nos abre al mundo kárstico o del caos.

Tramo espectacular donde los haya. ¿Cascada de hielo o de roca?

Aquí los hitos serán nuestros guías.

Iremos apoyando las manos en nuestra progresión, pero disfrutando de esta naturaleza.

Grietas, dolinas, zonas de lapiaz, una clase de geología caliza.



Pronto el terreno se allana algo y nos permite divisar nuestra montaña. Imponente desde aquí.

Seguimos por la ruta al Aspe. En poco tiempo derivaremos hacia la base de la muralla de la Llena de la Garganta.


Sorteamos las grietas.

Y los neveros.


Nuestra dirección es hacia la muralla de la Llena.

Una incómoda y deslizante cantalera nos llevará a tocar roca más sólida.

Siguiendo trazas de senda, la misma muralla nos llevará al paso que da acceso a la parte superior del pico.

Cuatro metros que son como una escalera.

Ya estamos en el punto que desde primera hora parecía difícil, y no lo ha sido. Desde aquí siguen algunos hitos, pero se nos presentan varias canaletas para continuar.

Elegimos la que nos parece más cómoda. En estos casos casi siempre "nos equivocamos" y  toca trepar un poco.


Finalmente salimos a la zona alta del Pico. Se trata de una ladera inclinada pero de poca pendiente. En 15 minutos llegaremos entre hierbas y roca a la cima.

El Aspe, el hermano mayor de la trilogía y que aparenta menos rudeza.

La banda en la cima. Al fondo-izquierda el Bisaurín.

Panorámicas.


Iniciamos el descenso por el mismo itinerario que hemos utilizado en la zona alta de la ascensión. Cuando estamos a punto de entrar en las canaletas que nos han permitido superar la muralla en el ascenso, una línea de hitos nos llevan hacia la derecha Oeste.

Se trata del punto más delicado, pues conviene acertar con estos hitos para evitar líos. Ya conocíamos la ruta, por lo que acertamos con bastante precisión.

La chimenea de descenso.

La señalización era hacia un sarrio que como rey del roquedo nos desafiaba en el descenso.

Con cuidado descendemos hasta el inicio de la chimenea. Superada, llegaremos hasta la Brecha Wallon o Paso de Napazal.

La Chimenea no es difícil ni en descenso ni en ascenso. El asunto es acertar con ella.



Una ladera con trazas de sendero nos llevará hasta la Brecha Wallon.

Desde ella, tomamos rumbo Sur por una evidente cuenca.
  Que termina en una zona más pendiente con cantalera de varios grosores y que a alguno le recordó tiempos de juventud lanzándose a lo loco.

Pasado este tramo, el sendero se amansa y sólo queda llegar al abrevadero

donde cerramos la circular.

Con calor pero todavía con buen horario (12:00 de la mañana) vamos llegando al aparcamiento.

Mientras, las familias disfrutan del entorno.
Recorrido para quien haya hecho ya el Aspe y quiera conocer un poco más a fondo este imponente mundo del caos calizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario