martes, 27 de junio de 2017

Pico de Alba (3.118 m.). Por La Renclusa

 
Fecha: 17 de Junio de 2.017
 
Ruta: Aparcamiento en Plan d`Estañ (1.880 m.)- Aparcamiento de La Besurta (1.900 m.)- Refugio de La Renclusa (2.140 m.)- Ibón de Paderna o de la Renclusa (2.240 m.)- Collado de Paderna (2.525 m.)- Acceso a la cresta Norte de Alba (2.950 m.)- Pico de Alba (3.118 m.).
El regreso por la misma ruta.
 
Accesos: Nos situamos en Benasque. Tomamos la carretera hacia Llanos del Hospital. Llegamos al Hotel de Llanos, pero no descendemos hasta él, sino que continuamos por carretera hacia el aparcamiento de La Besurta. Como lo hemos encontrado completo, retrocedemos unos centenares de metros buscando alguna de las zonas señalizadas para aparcar.
 
Horarios:  00:00 h. Salimos de una zona de aparcamiento previa a La Besurta.
                 00:10 h. Aparcamiento de La Besurta.
                 01:00 h. Refugio de La Renclusa. Paramos un poco para coger agua.
                 01:30 h. Ibón de Paderna.
                 02:35 h. Collado de Paderna.
                 04:10 h. Inicio del Corredor hacia la Cresta de Alba.
                 04:30 h. Salida del Corredor.
                 05:00 h. Cima del Pico de Alba. Parada, fotos y demás.
                 05:40 h. Inicio del descenso.
                 09:00 h. Ibón de Paderna. Se incluye una parada para comer y un incidente con resultado de pequeña brecha en uno de los componentes del grupo que hubo que reparar.
                 09:20 h. Refugio de La Renclusa. Parada descanso.
                 09:45 h. Reiniciamos el descenso.
                 10:35 h. Llegada al aparcamiento.
 
Desniveles:  Acumulados 1.350 metros en ascenso y los mismos en descenso.
 
Dificultad: Alta. Largo recorrido con un tramo de corredor nevado (hoy) bastante pendiente y arista final delicada (no difícil, pero si para ir con precaución por terreno algo suelto y posible caída de piedras).
 
 
Reunión Anual con el grupo de compañeros del Club Abantos de Madrid. Echamos cuentas y esta es la décima salida de Junio. Comenzamos en 2.008 con el Aneto, así que tocaba movernos por este espectacular Valle de Benasque, tan querido para todos.
La decisión era el Pico de Alba, el más occidental de las Maladetas.   
            

Fotografía desde la zona del Puerto de La Picada para ubicar la cima del Pico de Alba. 

Mapa de ruta. Hasta la Renclusa la ruta habitual. A partir de allí seguimos aproximadamente la línea en amarillo.

Hemos dejado los vehículos unos centenares de metros antes del aparcamiento de La Besurta. La mañana está fresca pero no demasiado, aunque sabemos que a mediodía el sol castigará.

En lugar de seguir la carretera, tomamos un senderito que nos acortará unos metros. El aparcamiento de La Besurta está detrás de los árboles.


Como era previsible, la Besurta a tope y eso que caben bastantes coches.

Tomamos el sendero hacia el Refugio de La Renclusa. Sendero muy pisado y bien señalizado, así que disfrutamos de la ruta con rododendros en flor.



Pronto empezamos a notar los rayos de sol en este día que las previsiones dan como muy caluroso.


Y llegamos al Refugio de La Renclusa. Por supuesto que el personal que va al Aneto ya ha desaparecido, así que los guardas están en las rutinarias labores de limpieza.

Tampoco somos unos tardanos, pues son sobre las 09:00 horas.

Tras coger agua en la fuente del Refugio, descendemos unos metros hasta un puentecillo que nos permite cruzar el barranco que baja de Paderna. El día sigue espectacular y con atmósfera nítida.

El tramo desde La Renclusa hasta el Ibón de La Renclusa o Paderna, se puede realizar por las dos orillas del barranco. Nosotros elegimos el de la derecha de nuestra marcha y fue algo agreste pero fácil de seguir. En poco más de 20 minutos llegamos a los llanos del Ibón.

Cruzaremos por otro oportuno puente de madera a la otra orilla y veremos alguna de las referencias del día, en especial las dos Tucas de Paderna que dejaremos siempre a la derecha.







El sendero discurre por una zona lacustre que no es ibón o lago, por lo menos en estas fechas, pero que ofrece un buen punto para la fotografía. Por primera vez veremos nuestro Pico de Alba.

Si seguimos el sendero, no veremos el verdadero Ibón de Paderna que queda a escasos 50 metros de la senda pero un poco elevado a nuestra izquierda.

Continuamos por el claro valle con sendero evidente y señalizado. Nuestro siguiente objetivo es el Collado de Paderna (2.550 m.) que nos llevará al siguiente valle que baja directamente del Alba.

Nos tomamos con paciencia este tramo que ya está muy castigado por el sol. Además, aunque se sigue bien el sendero, la pendiente se incrementa. Hacemos una parada para tomar agua y alguna barrita.

Llegaremos así al Collado de Paderna. La ruta hacia el Alba se nos presenta como un caos de roca y neveros.

Numerosas líneas de hitos puestas por gente bienintencionada recorren las pedreras, así que iremos tomando las que mejor nos parezcan.


Que en ocasiones no son las mejores.

Aunque todas van hacia nuestro objetivo. Hasta este momento podemos cruzar los neveros sin crampones. Las pendientes no son delicadas y además hay una huella de pisada en la nieve que procuramos aprovechar.

Tras un rato tonteando entre rocas, llegamos a un punto donde se aprecia la comba que nos dará acceso a la arista de cima.

Llevamos gente por delante, lo cual aclara algunas dudas. No obstante se puede acceder a la cresta por varios puntos, cosa que descubriremos después.

Nos decidimos por la huella más marcada en la nieve, que es la de los montañeros que llevamos bastante adelante. Hemos visto a otros decidirse por otra ruta más a la derecha.



Hemos puesto los crampones aunque todavía la pendiente de nieve es moderada, pero esperamos a la pala final que se presenta con pendiente considerable.

Y así es, aunque las huellas de los que nos han precedido ayudan a superar este duro tramo.



Quizás lo más dificultoso del día nos lo encontramos en la transición del final del corredor de nieve al terreno seco.

La ladera es muy empinada con terreno descompuesto y de tierra suelta que desliza ante cualquier apoyo.

Con paciencia superamos el paso y nos situamos en un colladete de la cresta del Alba. Panorama hacia la otra vertiente no vista hasta este momento. Estamos cerca de los 3.000 metros de altitud.

No vamos a seguir ahora la propia cresta, sino que nos moveremos por la ladera Oeste. Unos primeros y sencillos neveros, nos llevan a una pala final bastante empinada.

Aprovechamos una línea de hitos a la izquierda de un nevero para ir progresando por terreno duro y que nos obligará a usar las manos en algún momento.


Llegaremos a lo que parece la cima, pero no, es una pequeña antecima.

Javier se adelanta pasando por terreno algo caótico hasta la verdadera cima.

Mientras, el grupo sigue llegando a la antecima. José Ignacio.

Juan y Lidia.

Y el resto hacemos la corta travesía.

 
Marcelino.

La cima presenta una zona de abrigo para pasar la noche, pero no da para mucha presencia de personal. Nos sacamos algunas fotos de rigor.

La cuenca del Ibón de Cregüeña.

El Pico de Alba es el más occidental del macizo de las Maladetas. Desde aquí, la cresta hasta el Aneto es casi "interminable de tresmiles"

El sexteto.

Regresamos a la antecima para organizar el descenso.

Antes tomamos alguna vianda, aunque pensamos hacer la colación principal cuando se nos pasen los posibles apuros del descenso a la canal de nieve.

En la lejanía y con zoom las Tucas de Vallibierna y Culebres, ésta con sus plegamientos en forma de ese, a modo de  culebra.

Abajo los Ibones de Alba, por donde discurre la ruta al Pico de Alba si hemos partido desde los Baños de Benasque. Ruta más dura que la nuestra de hoy.

Iniciamos el descenso. Cualquiera diría que pasamos frío por la ropa que lleva  Javier.

Pero arriba hace una brisilla más que fresca. En cuanto dejemos la cresta entraremos de nuevo en calor.

El Posets. Disfrutamos tratando de identificar algunas cimas conocidas.

Descendemos la zona de piedras de la arista procurando no tirar piedras. La pendiente y la roca suelta se movilizan con facilidad. Ya sabemos ¡¡¡piedra!!!.

Volvemos al punto crítico que fue alcanzar el nevero de subida por la canal rocosa. Al final lo que en subida parece que a la bajada va a ser muy complicado, resulta menos. Buscamos, eso si, un punto seguro para poner crampones.

Y descendemos los primeros metros de cara a la nieve.