lunes, 29 de septiembre de 2014

Panorámica 68: El Lac Gentau

Ya he comentado en una entrada anterior la delicia que es pasear por el entorno de los llamados lagos de Ayous. Son siete lagos que se van alcanzando sucesivamente y que permiten una muy bonita ruta circular.
La mayor parte de la gente termina en el Lac Gentau, junto al Refugio de montaña (guardado) de Ayous.
Aquí la foto del lago con el Midi d`Ossau es una de las más bellas imágenes del Pirineo.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cilindro de Marboré (3.325 m.). Cuando la montaña dice: "HOY NO".

Fecha: 21 de Septiembre de 2.014
Ruta: Mirador de Ciarracils (2.150 m.)-Cuello Gordo- Inmediaciones del Refugio de Góriz- Ibón helado de Monte Perdido (2.980 m.)-Brecha SW del Cilindro de Marboré (3.180 m.)-Anclajes de la chimenea Sur (3.200 m.). En este punto la tormenta de granizo nos obliga a desistir. Regresamos por la misma ruta hasta Ciarracils.
Accesos: Hoy utilizamos el conocido Bus de Nerín, localidad a la que se llega desde Sarvisé por una estrecha carretera y que de noche es verdaderamente incómoda. (30 minutos desde Sarvisé).
Duración: En este día y con las condiciones encontradas:
                 00:00 h. Salida desde la parada del Bus de Nerín en Ciarracils.
                 00:30 h. Cuello Gordo
                 01:45 h. Pasamos por las inmediaciones del Ref. de Góriz, algo más altos.
                 04:00 h. Ibón helado de Monte Pedido.
                 04:30 h. Brecha Sur del Cilindro.
                 05:00 h. Punto superior de la chimenea de acceso al Cilindro de Marboré.
                 05:10 h. Iniciamos el descenso ante las inclemencias meteorológicas.
                 05:45 h. Reunión en el Ibón helado. Continuamos el descenso.
                 08:30 h. Llegada a la parada del Bus de Nerín en Ciarracils.
Desnivel:  No habiendo terminado la ascensión en su totalidad el acumulado es de 1.200 metros en ascenso y los mismos en descenso.
Dificultad: Alta. La ruta hasta Góriz es un sencillo sendero. Desde la zona de Góriz hasta el Lago helado tiene varios pasos fáciles, pero en los que hay que tener precauciones, en especial con la roca mojada. Desde el Lago helado a la Brecha Sur tenemos una incómoda pedrera que no presenta especiales problemas. En la Brecha toca superar una chimenea de 20 metros (II +, III en los primeros tres metros) para acceder a la parte superior del Cilindro de Marboré. Recomendable utilizar cuerda en especial en el descenso.
En el descenso nos encontramos con la roca muy mojada y en las zonas en las que la ruta al Perdido está muy lavada por el tránsito de montañeros, los pasos fueron delicados.

Creo que esta ascensión, que no se pudo completar por las inclemencias meteorológicas en la zona más alta de la ruta, me ha dado más satisfacciones que algunas otras rutas realizadas este verano. La agradable compañía del grupo y haber tomado una decisión adecuada cuando estábamos "tan cerca" de la cima, convirtieron esta salida en una de las más provechosas del año.
En la foto el Cilindro de Marboré a comienzos del verano. En amarillo nuestra ruta y en verde lo poco que nos quedaba para hacer cima.

El habitual mapa con la ruta seguida. En verde la parte final sin concluir.

Iniciamos la jornada con un leve contratiempo, pues el conocido Bus de Nerín se había averiado hacía unos días y el transporte se efectuaba en furgoneta. En lugar de tomar el bus a las 07:00 horas, nos tocó a las 07:45 h.. Cuando iniciamos la ruta eran las 08:10 h.

Iniciamos la ruta hacia el Refugio de Góriz. Pronto asoman los imponentes cortados del Cañón de Ordesa. El día aparece nublado y las cimas del Macizo tapadas por las nubes.

La temperatura no es mala, así que continuamos con la esperanza de encontrar alguna mejoría en el tiempo.

Llegamos a Cuello Gordo a los 30 minutos de la salida. Las nubes parece que suben y como dejan entrever las cimas parece que el ánimo crece.

Por abajo dejamos, hoy, el fascinante espectáculo del Valle de Ordesa. Cuantas veces lo hemos recorrido y cuantas veces lo hemos encontrado distinto.


El grupo del Club Pirineista Mayencos continuamos dirección al Refugio de Góriz.

Pero buscaremos un flanqueo que nos evite el descenso hacia Góriz con lo que economizamos algo de esfuerzo. En el retorno haremos lo mismo. Si se considera preciso no es problema pasar por el mismo Refugio (avituallamientos, aseos, etc.)

 El flanqueo deja abajo el Refugio.

Y enseguida nuestra ruta enlaza con el sendero de ascenso a Monte Perdido desde Góriz.

Sendero entretenido, pues combina zonas se grava con pequeños resaltes que nos obligarán a utilizar las manos( sin dificultad).

 
Las nubes que observábamos desde primera hora, no se disipan y poco a poco vamos llegando a ellas.


Por contra, abajo el ambiente aclara algo. ¿Buen augurio?.

Continuamos por el sendero de Monte Perdido, sendero muy marcado tanto por paso como por hitos. En las dos fotos uno de los pasos obligados y algo pulidos.


Se llega a una zona de grandes bloques de roca (la ciudad de piedra) que se salva siguiendo los hitos. Una nueva pedrera lleva al siguiente resalte. En la foto se aprecia al fondo por donde desciende un grupo.

Este resalte está muy pulido aunque en seco no crea problemas.

Un posterior paso habilitado con cadena, nos llevará al Lago Helado de Monte Perdido.

Llegamos entre nieblas o nubes. Estamos a  3.000 metros. 


Foto del grupo Mayencos con el Lago detrás. Realmente poco visible, pero estar está.

El día no da para entretenimientos, así que retomamos nuestra ruta. Sabemos que ahora toca un tramo de cantalera muy empinada, pero no la vemos por la niebla.

El cañón de Ordesa queda muy abajo y pasamos junto a unos abrigos preparados para vivac.

En un momento las nubes se elevan y nos dejan ver el tramo de cantal que nos queda. Verdaderamente incómodo sobre todo en la parte final llegando a la Brecha Sur del Cilindro que en la foto se aprecia al final de la fina línea de nieve.

Las nubes se elevan más y podemos sacar esta foto del acceso a Monte Perdido. Por un momento pensamos que el día se pone de nuestra parte.

Seguimos ascendiendo por la pedrera.

Finalmente llegamos a la Brecha sur del Cilindro. Nos encontramos de frente con la principal dificultad de la ascensión: una chimenea de 20 metros. Las guías recomiendan, en ascenso, una chimenea situada un poco a la izquierda de esta, pero no tiene anclajes de seguro,  hoy con la roca húmeda se opta por asegurar el paso por la de la derecha. (En la foto se aprecia claramente en el centro.)

Así que preparados vamos por la chimenea de la derecha.

Se asegura una cuerda arriba y vamos ascendiendo asegurados.






Cuando la mayoría hemos superado este tramo y quedamos a 125 metros de desnivel de la cima, una tormenta de granizo nos sorprende complicando cualquier actuación.

Llevamos encima todas las capas, guantes, gorros, etc. y tras breve conciliábulo, decidimos iniciar el descenso. Decisión incómoda cuando estamos tan cerca de la cumbre.

Mientras recogemos el material instalado, el granizo va cubriendo de blanco la base de la chimenea.

Ahora, llegando al Lago helado, el granizo para, pero la lluvia fina nos sigue acompañando.

Por algún momento, miramos hacia atrás y nos parece que el Cilindro se despejaba como si quisiera reírse de nosotros.


Pero la fina llovizna apenas para y nos vamos a encontrar los pasos pulidos que por la mañana estaban secos, ahora mojados y más resbaladizos.



Pasamos por alto el Refugio de Góriz y cuando tomamos camino de Cuello Gordo, en la parte final de la ruta, nos cae un enorme aguacero que nos empapa totalmente. ¡Qué acertada fue la decisión de retornar cuando estábamos en la chimenea!

La montaña queda allí para la próxima ocasión. Mojados, aunque contentos por la experiencia, podemos observar el macizo de las Sorores como no lo habíamos podido ver en toda la jornada.

Aunque habíamos concretado con el bus que nos recogería a las 19:00 horas, nuestra llamada de las 15:00 horas, fue atendida por el chofer, al que debemos agradecer que a las 17:00 horas, se presentara a recogernos. Un 10 para el servicio.

video
 
video



sábado, 20 de septiembre de 2014

Pico Lecherín (2.566 m.). Desde el Rigüelo

Fecha: 15 de Septiembre de 2.014
Ruta: Aparcamiento del Rigüelo (1.400 m.)- Chorrota o manantial de Rigüelo (1.590 m.)-Collado de Lecherín (2.385 m.)- Pico Lecherín (2.566 m.).   El regreso por la misma ruta.
Accesos: Aunque es común a varias rutas publicadas, señalo lo fundamental. Partiendo desde Jaca tomar en el Paseo de la Constitución la carretera a Aísa. Llegar a esta bonita localidad (24 Km. desde Jaca. Existe Albergue para alojarse). Atravesarla y continuar dirección Norte por pista asfaltada y tras unos 8 Km. ésta termina ante una cancela de hierro. Este es nuestro aparcamiento y punto de partida. A los lados de la pista se aparcar.
Duración:    00:00h. Salida desde el aparcamiento.
                    00:10h  Vadeo de un arroyo
                    00:20 h. Poste señalizador de la Chorrota
                    00:30 h. Surgencia de la Chorrota
                    02:15 h. Collado de Lecherín
                    02:45 h. Cima del Pico Lecherín
                    03:10 h. Inicio del descenso
                    05:00 h. Llegada al aparcamieto
Desnivel: 1.170 metros en ascenso y en descenso.
Dificultad: Media. Fácil hasta el Collado de Lecherín y algo más complejo (no digo difícil) el paso de la chimenea en la que si se siguen bien los hitos se asciende bien con precaución.

Hoy toca acercarnos a un bonito y menos habitual pico del macizo del Aspe: el Pico Lecherín o Lecherines, o Pico de la Garganta de Borau. Como siempre las denominaciones se enredan así como su altitud, pero parece que el nombre más reconocido es el de Pico Lecherín.
En la foto el Lecherín a final de primavera visto desde la zona de Gabardito (Canfranc). El Collado blanco de la izquierda lo subiremos hoy por la otra vertiente (Oeste).


En rojo la ruta. Buena parte de ella, discurre por sendero poco pisado, aunque existe abundancia de hitos de señalización.

Como siempre, salida desde el aparcamiento de Rigüelo. La mañana es tontona y no se puede asegurar que las nubes de altura se vayan a disipar.

Un primer tramo de pista hormigonada.

La pendiente suaviza pronto y se abre el conocido circo de Rigüelo o de Napazal.

Señaladas parte de las conocidas cimas del entorno. El cordal verde del centro de la foto lleva el sendero de ascenso al Aspe. A la derecha el Lecherín escondido y algo tímido desde esta distancia.

Cruzamos el arroyo por encima de piedras. Hoy, septiembre, lleva poca agua, pero si nos movemos en primavera, tendremos que descalzarnos o buscar un paso aguas arriba.

En la lejanía y entre nubes nuestro objetivo.

Hasta este poste (20 minutos desde la salida) seguimos la ruta de ascensión al Pico de Aspe (2.640 m.). Tomamos ahora desvío hacia la derecha Collado de la Madalena.
Esta señalización informa bastante mal. La GR11 pasa unos cientos de metros más arriba. Así como para movernos hacia el Collado de la Madalena nos sirve, para el Collado del Bozo hay que seguir ascendiendo para encontrar la verdadera GR11. Los montañeros han borrado la G de Magdalena, pues el nombre es Madalena y la flecha de señalización del Collado del Bozo tiene un aspa de anulación y una flecha hacia arriba que marca la verdadera ruta para tomar la GR11.

Desde el Poste, el sendero desciende muy ligeramente, pasaremos junto a las surgencias de Manantiales de Rigüelo (con más o menos agua según época del año) y continuamos por la GR11.
Pronto dejaremos esa ruta que nos desvía hacia la derecha. Nosotros seguimos algunos hitos hacia la izquierda. No es difícil encontrar este punto. Siempre estaremos viendo al fondo el Pico Lecherín.

Ahora toca el tramo duro de la ruta, con un terreno bastante empinado y señales de sendero. Si por un lado se endurece la subida, por otro nos permite cobrar metros más rápidamente. La ganadería siempre presente en el verano pirenaico. El Pico Lecherín que lo habíamos definido como tímido al inicio de la jornada se nos presenta ahora bastante más "bravo".

Sobre los 2.000 metros entramos en el mundo de la caliza. Realmente desde la salida estamos en terreno calizo, pero ahora se nos muestra descarnada y al aire. Todo el Macizo del Aspe es un enorme bloque calizo con sus impresionantes formaciones: dolinas, lapiaces, simas etc.

Vale la pena perder algo de tiempo para observar los efectos del agua en este tipo de  roca.

Mundo de espeleólogos, es muy reconocido el complejo Lecherines.

Llegamos a las inmediaciones del Collado de Lecherín que se observa detrás. Todavía quedan neveros a 2.200 metros en septiembre.

Llegando al collado, al que llegamos superando una algo incómoda pedrera. Vamos viendo las zonas más accesibles de lo que, hasta ahora, nos parecía una pirámide inaccesible. Los colores de la roca nos ayudarán en la ruta. El Pico tiene dos puntas con diferencia de cota inapreciable. Vale la pena acceder a las dos, pues parece que se da más preeminencia a la punta occidental.
 
Desde el Collado, nos dirigimos hacia la chimenea. Observamos la diferencia de colores de la roca. Seguimos hitos que nos adentran en la chimenea. De momento roca blanca.

Cuando la Chimenea cambia de color, encontramos un bloque empotrado que corta el ascenso. Cinco metros antes de llegar al bloque empotrado, un hito a la derecha (hito de piedra roja que contrasta con la blanca), nos marca la salida de la chimenea. (Se trata de un murito de  dos metros que se salva bien). Una vez fuera de la chimenea seguimos hitos hacia la derecha que nos llevan a una zona herbosa.

Atrás hemos dejado los bonitos Mallos de Lecherín

La zona herbosa es fácil de recorrer y aunque hay hitos, se puede subir por donde cada cual quiera. Si el terreno está muy mojado, habrá que extremar la precaución.

Epoca de Edelweiss.

Foto en la cima Occidental. Hacía dos años que no subía al pico y en aquel tiempo había, a unos 10 metros del hito cimero, un buzón con forma de casita o ermita. Hoy no lo veía. Rebuscando lo encontré cubierto de piedras que impedían verlo. Allí lo dejé a la vista de los siguientes.

Desde la Cima, el Pico de Aspe (2.640 m.), el Señor del entorno.

Hacia el Norte, abajo, muy abajo, el Ibón colmatado de Tortiellas.

Collarada y el Barranco de Ip.

Toca descender. El día ha despejado y, con otra luz, se aprecian  los detalles con más claridad.

Bonito ramillete de Lirios silvestres.

Despedida del Pico Lecherín habiendo disfrutado de una bonita ascensión en este magnífico entorno.
El Pico Lecherín (2.567 m.) es la tercera cima, por altitud, del Macizo del Aspe, sólo superado por el mismo Aspe (2.640 m) y del Pico Llana de la Garganta (2.595 m.).