miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cilindro de Marboré (3.325 m.). Cuando la montaña dice: "HOY NO".

Fecha: 21 de Septiembre de 2.014
Ruta: Mirador de Ciarracils (2.150 m.)-Cuello Gordo- Inmediaciones del Refugio de Góriz- Ibón helado de Monte Perdido (2.980 m.)-Brecha SW del Cilindro de Marboré (3.180 m.)-Anclajes de la chimenea Sur (3.200 m.). En este punto la tormenta de granizo nos obliga a desistir. Regresamos por la misma ruta hasta Ciarracils.
Accesos: Hoy utilizamos el conocido Bus de Nerín, localidad a la que se llega desde Sarvisé por una estrecha carretera y que de noche es verdaderamente incómoda. (30 minutos desde Sarvisé).
Duración: En este día y con las condiciones encontradas:
                 00:00 h. Salida desde la parada del Bus de Nerín en Ciarracils.
                 00:30 h. Cuello Gordo
                 01:45 h. Pasamos por las inmediaciones del Ref. de Góriz, algo más altos.
                 04:00 h. Ibón helado de Monte Pedido.
                 04:30 h. Brecha Sur del Cilindro.
                 05:00 h. Punto superior de la chimenea de acceso al Cilindro de Marboré.
                 05:10 h. Iniciamos el descenso ante las inclemencias meteorológicas.
                 05:45 h. Reunión en el Ibón helado. Continuamos el descenso.
                 08:30 h. Llegada a la parada del Bus de Nerín en Ciarracils.
Desnivel:  No habiendo terminado la ascensión en su totalidad el acumulado es de 1.200 metros en ascenso y los mismos en descenso.
Dificultad: Alta. La ruta hasta Góriz es un sencillo sendero. Desde la zona de Góriz hasta el Lago helado tiene varios pasos fáciles, pero en los que hay que tener precauciones, en especial con la roca mojada. Desde el Lago helado a la Brecha Sur tenemos una incómoda pedrera que no presenta especiales problemas. En la Brecha toca superar una chimenea de 20 metros (II +, III en los primeros tres metros) para acceder a la parte superior del Cilindro de Marboré. Recomendable utilizar cuerda en especial en el descenso.
En el descenso nos encontramos con la roca muy mojada y en las zonas en las que la ruta al Perdido está muy lavada por el tránsito de montañeros, los pasos fueron delicados.

Creo que esta ascensión, que no se pudo completar por las inclemencias meteorológicas en la zona más alta de la ruta, me ha dado más satisfacciones que algunas otras rutas realizadas este verano. La agradable compañía del grupo y haber tomado una decisión adecuada cuando estábamos "tan cerca" de la cima, convirtieron esta salida en una de las más provechosas del año.
En la foto el Cilindro de Marboré a comienzos del verano. En amarillo nuestra ruta y en verde lo poco que nos quedaba para hacer cima.

El habitual mapa con la ruta seguida. En verde la parte final sin concluir.

Iniciamos la jornada con un leve contratiempo, pues el conocido Bus de Nerín se había averiado hacía unos días y el transporte se efectuaba en furgoneta. En lugar de tomar el bus a las 07:00 horas, nos tocó a las 07:45 h.. Cuando iniciamos la ruta eran las 08:10 h.

Iniciamos la ruta hacia el Refugio de Góriz. Pronto asoman los imponentes cortados del Cañón de Ordesa. El día aparece nublado y las cimas del Macizo tapadas por las nubes.

La temperatura no es mala, así que continuamos con la esperanza de encontrar alguna mejoría en el tiempo.

Llegamos a Cuello Gordo a los 30 minutos de la salida. Las nubes parece que suben y como dejan entrever las cimas parece que el ánimo crece.

Por abajo dejamos, hoy, el fascinante espectáculo del Valle de Ordesa. Cuantas veces lo hemos recorrido y cuantas veces lo hemos encontrado distinto.


El grupo del Club Pirineista Mayencos continuamos dirección al Refugio de Góriz.

Pero buscaremos un flanqueo que nos evite el descenso hacia Góriz con lo que economizamos algo de esfuerzo. En el retorno haremos lo mismo. Si se considera preciso no es problema pasar por el mismo Refugio (avituallamientos, aseos, etc.)

 El flanqueo deja abajo el Refugio.

Y enseguida nuestra ruta enlaza con el sendero de ascenso a Monte Perdido desde Góriz.

Sendero entretenido, pues combina zonas se grava con pequeños resaltes que nos obligarán a utilizar las manos( sin dificultad).

 
Las nubes que observábamos desde primera hora, no se disipan y poco a poco vamos llegando a ellas.


Por contra, abajo el ambiente aclara algo. ¿Buen augurio?.

Continuamos por el sendero de Monte Perdido, sendero muy marcado tanto por paso como por hitos. En las dos fotos uno de los pasos obligados y algo pulidos.


Se llega a una zona de grandes bloques de roca (la ciudad de piedra) que se salva siguiendo los hitos. Una nueva pedrera lleva al siguiente resalte. En la foto se aprecia al fondo por donde desciende un grupo.

Este resalte está muy pulido aunque en seco no crea problemas.

Un posterior paso habilitado con cadena, nos llevará al Lago Helado de Monte Perdido.

Llegamos entre nieblas o nubes. Estamos a  3.000 metros. 


Foto del grupo Mayencos con el Lago detrás. Realmente poco visible, pero estar está.

El día no da para entretenimientos, así que retomamos nuestra ruta. Sabemos que ahora toca un tramo de cantalera muy empinada, pero no la vemos por la niebla.

El cañón de Ordesa queda muy abajo y pasamos junto a unos abrigos preparados para vivac.

En un momento las nubes se elevan y nos dejan ver el tramo de cantal que nos queda. Verdaderamente incómodo sobre todo en la parte final llegando a la Brecha Sur del Cilindro que en la foto se aprecia al final de la fina línea de nieve.

Las nubes se elevan más y podemos sacar esta foto del acceso a Monte Perdido. Por un momento pensamos que el día se pone de nuestra parte.

Seguimos ascendiendo por la pedrera.

Finalmente llegamos a la Brecha sur del Cilindro. Nos encontramos de frente con la principal dificultad de la ascensión: una chimenea de 20 metros. Las guías recomiendan, en ascenso, una chimenea situada un poco a la izquierda de esta, pero no tiene anclajes de seguro,  hoy con la roca húmeda se opta por asegurar el paso por la de la derecha. (En la foto se aprecia claramente en el centro.)

Así que preparados vamos por la chimenea de la derecha.

Se asegura una cuerda arriba y vamos ascendiendo asegurados.






Cuando la mayoría hemos superado este tramo y quedamos a 125 metros de desnivel de la cima, una tormenta de granizo nos sorprende complicando cualquier actuación.

Llevamos encima todas las capas, guantes, gorros, etc. y tras breve conciliábulo, decidimos iniciar el descenso. Decisión incómoda cuando estamos tan cerca de la cumbre.

Mientras recogemos el material instalado, el granizo va cubriendo de blanco la base de la chimenea.

Ahora, llegando al Lago helado, el granizo para, pero la lluvia fina nos sigue acompañando.

Por algún momento, miramos hacia atrás y nos parece que el Cilindro se despejaba como si quisiera reírse de nosotros.


Pero la fina llovizna apenas para y nos vamos a encontrar los pasos pulidos que por la mañana estaban secos, ahora mojados y más resbaladizos.



Pasamos por alto el Refugio de Góriz y cuando tomamos camino de Cuello Gordo, en la parte final de la ruta, nos cae un enorme aguacero que nos empapa totalmente. ¡Qué acertada fue la decisión de retornar cuando estábamos en la chimenea!

La montaña queda allí para la próxima ocasión. Mojados, aunque contentos por la experiencia, podemos observar el macizo de las Sorores como no lo habíamos podido ver en toda la jornada.

Aunque habíamos concretado con el bus que nos recogería a las 19:00 horas, nuestra llamada de las 15:00 horas, fue atendida por el chofer, al que debemos agradecer que a las 17:00 horas, se presentara a recogernos. Un 10 para el servicio.

video
 
video



No hay comentarios:

Publicar un comentario